El backstage de Manuela va de fiesta

Supongo que, lo que atrae realmente de la moda es un placer inconfesable. Una serpiente de estremecimientos que puede parecerse al escalofrío de una buena crema de helado, pero que no lo es. Es aún mejor. Es el placer del voyerista trasladado al textil y la estética. Si los front rows se han llenado de bloguers, no es sólo porque las firmas hayan abierto compuertas. Había una sed salvaje de estar ahí, al borde de ese momento en el que un look perfecto y terminado realiza ese breve recorrido sobre la pasarela, ida y vuelta, como una estrella fugaz. Sed de fantasía. Esa primera línea de playa, antes exclusiva de los más selectos, ahora es pública, y todos quieren un trago del elixir del pecado. Pero la vida, como todo, tiene más de un lado. Y todos sabemos que, a veces, lo que te apetece es, precisamente, dejarte imbuir por las profundidades.

Manuela va de fiesta es una de las benjaminas en la moda de San Sebastián. Especializada en prendas de fiesta y novias, con tienda y equipo de costura propios, a finales de este mes de Mayo cumple su primer año de vida. Sorprendentemente, a pesar de esta corta trayectoria, su gusto para mezclar cortes clásicos con tejidos de texturas y estampados modernos la están posicionando como una de las marcas más prometedoras a nivel local.

La cuestión es que, su alma mater, Elma Francés, el pasado mes de abril me invitó a la presentación de su colección Otoño-Invierno 2016/2017 en la pasarela de Gasteiz On, en Vitoria-Gasteiz. Se celebraba un concurso de nuevos talentos ¿Que si quería ir? ¿A ver la pasarela? No, querida no. Yo lo que quería era ¡ver el backstage!

DSC03716

Junto a Manuela va de fiesta otros ocho creadores preparaban sus colecciones. El evento se celebró en el Museo de Arte Contemporáneo Artium, y la sala del backstage era amplísima y serena. Fuera, los técnicos ultimaban detalles de luces y sonidos para una pasarela multicolor, mientras todo estaba aún tranquilo.

DSC03731

Me sentí como Nina Westervelt en el backstage de Victoria Secret’s. Elma y su equipo prepararon todo: los looks, cada uno al completo, para cada modelo, con todos los detalles que cada una debía llevar (tocados, sombreros, pendientes…). Aquello era como un vestidor enorme, con todo el trabajo de estilismo hecho, del que nunca hubiese querido salir. (Nota: definitivamente, tras estar aquí, he aprendido que el O-R-D-E-N y la O-G-A-N-I-Z-A-C-I-Ó-N son imprescindibles para ver con claridad qué ponerte).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las modelos fueron pasando y probándose sus prendas. Una a una, la ropa iba tomando forma: dar alguna puntada, ajustar la ropa al cuerpo… Pensamos cuando nos compramos algo que, sólo a nosotras, en nuestros cuartos a puerta cerrada, la ropa no nos encaja bien. Que si la cintura va grande, que si los bajos… Pero la realidad es que únicamente la ropa hecha a medida se ciñe a cada cuerpo. La cortada con patrones estándares jamás queda igual a dos personas, no por la prenda, obviamente, sino por las personas y sus diferencias. Y ser muy muy muy delgada no te excluye. Así que las prendas, también las de talla más pequeña, hay que adaptarlas al cuerpo de las modelos en la medida de lo posible antes de salir a pasarela. Y hay que hacerlo en tiempo récord. Lo que luce genial en pasarela, son horas de trabajo y mucha resolución. La anécdota: se rompió la cremallera de un vestido de novia, como a (Penélope Cruz) la del Galliano que iba a llevar en los Oscars 2007, pues igual. Pero aquí se arregló el asunto y el vestido salió a pasarela ( lo cambió por un Versace). (Nota: lo de las cremalleras, es cierto, pasa. Recordar).

Al hilo de la ropa, la nueva colección mantiene el espíritu de la firma: corte clásico (Dior, Balenciaga…), realizada en tejidos totalmente de tendencia. Sus patrones están cuidados y las telas elegidas con mimo. El resultado son looks que se ciñen con la sabiduría de los cortes más tradicionales y a la vez toques divertidos, coloridos, y aspecto moderno para una mujer femenina que le gusta el estilo clásico y que no renuncia a las tendencias y avances de su tiempo.

Meses de trabajo en forma de propuestas colgaban de percheros. El momento era tenso. Pero el ambiente era inmejorable gracias a un genial equipo de modelos y 20 vestidoras de la organización. Ya sé, ya sé. Queréis ver las fotos… Os dejo con el fitting (prueba de ropa y ajustes en prendas) y el previo a salir a pasarela.

DSC03728DSC03721DSC03707DSC03711DSC03809DSC03810DSC03804

DSC03825DSC03819DSC03813DSC03824DSC03814DSC03815DSC03820DSC03823

Nervios ¿se sienten verdad?. El backstage tiene su propia magia.

Aquello ardía de color, talento y energía con las propuestas de los jóvenes diseñadores con los que Manuela va de fiesta compartía pasarela y concurso (¡no lo olvidemos!). Una mina de belleza para mi retina. Os dejo con algunas imágenes que tomé (por cierto, sin retoques, ni filtros, como ninguna otra de este post).

DSC03793DSC03782DSC03794DSC03787DSC03792DSC03785DSC03797DSC03790DSC03789DSC03799DSC03827DSC03828DSC03831

Particularmente me ha enganchado este lado, con sus sueños, su sudor, y su momento de éxtasis cuando todas las modelos regresan triunfantes de su paseíllo…

Para los que sois más de estar en primera fila de playa, podéis ver las pasarelas en los vídeos de la organización:

Manuela va de fiesta      Mayala       Bïnik      Siempre primavera      Zuriñe Ramos

Eder Aurre       Rubén Reyes       ¡Ánimo, Valiente! (ganadores del certamen)

Hasta la próxima, queridas.

 

Thanks for your comments!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s