Moda, feminismo y red carpets

Recientemente me llevé un susto morrocotudo leyendo “Los burkas de occidente” de Pilar Aguilar en Tribuna feminista, un artículo en el que venía a decir que la moda es a la mujer de occidente lo que el burka es a la de oriente ¡Ay ay ay ay! ¡Pero qué de matices hay en medio de todo esto!

Moda y feminismo… ¡Tengo tanto que decir al respecto! Así que voy por partes: ya que en la columna se criticaba a ella, super modelo, Bella Hadid (sí, la hermana de Gigi Hadid) y a su vestido (de Alexandre Vauthier, gran ejemplo de una mala elección: se le caían los tirantes, el vestido se le resbalaba, ¡Hay fotos en las que se le ve la entrepierna! y piensas “chica, vas echa un cromo… Tienes 19 años… Aprenderás”) comenzaré por compartir otro punto de vista al expuesto por Pilar sobre el uso que las mujeres hacen de la moda y el porqué de éste.

bellahadidcannes4

La crítica venía a colación de la imagen de la modelo andando semi desnuda y en tacones por la alfombra de Cannes. Entiendo que pueda convulsionar estómagos, sobre todo entre las que comparten la ideología decimonónica sobre que el uso de la moda en la actualidad  es “ser empleada para el control del cuerpo de las mujeres y su sometimiento al deseo masculino”. A mí, particularmente, lo que me alarma, no es cómo se ha usado la moda en esta mujer, que entiendo que está experimentando y que, sinceramente, se ha equivocado. Me preocupa el hecho de que en esta edición ha habido un ejército de modelos en las premiers. Modelos que han robado flashes a las verdaderas protagonistas, las actrices… ¿Para qué tantas top models en Cannes? ¿Realmente se valora tan poco el mundo artístico profesional de las actrices? Tan feministas que somos… y el escote y los tacones de una post-adolescente obnubilan lo que a mi entender es verdaderamente importante: modelos son usadas como foco de atención para la apertura y ventana del evento, mientras que sus protagonistas luchan sus propias batallas en un segundo plano. No es que no pueda haber modelos invitadas, ¿pero era necesario tamaño desfile? ¿Es que a nadie le ha sorprendido? Desde luego, han sabido conseguirlo muy bien. Las fotos de Bella intentanto taparse el pubis y los pechos han sido más virales que la de Susan Sarandon en traje, considerado como una declaración de intenciones contra el dress code de Cannes. Total, ¿esto qué es? ¿Beverly Hills 90210? ¡Ah! ¡No! ¡Que esto es Cannes! ¡Un festival de cine! Pero bueno. Lo que nos preocupa es que la moda se usa para dominar a la mujer no que la profesión de actriz pierde relevancia frente a un escote joven ¿no? Pues al lío.

susan-saradon-cannes-red-carpet

Lo primero de todo, recordemos que la moda es un instrumento, una herramienta, y en las diversas sociedades se emplea, bien sea por obligación o de manera libre, por sus mujeres acorde a sus valores, creencias, y circunstancias. Pero la moda en sí nunca es el fin, sino el medio. Casualidad que, en occidente, las pocas libertades de que disponemos permiten elegir entre una más amplia variedad de estilos, aportándonos una imagen u otra. Así pues, en estos lares del mundo “libre”, nosotras en nuestras circunstancias elegimos (hasta donde nuestro YO nos lo permite) si llevar raja o no en el vestido.

Por su parte, las alfombras rojas tienen tras de sí una serie de señores/as que dictan con control férreo el protocolo de vestimenta. De hecho, este año, Julia Roberts (si, ya he dicho que ha habido varias luchas, pero todas han quedado, al menos su significado, a la sombra del escote de Hadid) daba en las narices a la organización de Cannes colándose descalza en la premier de Money Monster en respuesta a lo acaecido en 2015 donde se echó (sí, sí, se echó, literalmente) a un grupo de mujeres de una premier por no llevar tacones.

julia roberts descalzaAFP – ANNE-CHRISTINE POUJOULAT

¿Es la moda la que dicta que en ese lugar hay que llevar tacón de 20 cms? No. La moda, de hecho, ofrece alternativas. Son esos/as señores/as, la organización de Cannes, los que mantienen ese dress-code. ¿Acaso piensa alguien que interesa más vender zapatos de tacón que planos? Va a ser que el dinero no entiende de alturas. Entonces, ¿va a ser verdad que Cannes manipula la vestimenta de las mujeres para el deleite masculino? En esta ocasión, y ante una falta de información real de las intenciones de Cannes al obligar a las mujeres a llevar vestidos y tacones, puede que Pilar tenga razón. Esta estructura exige unas prendas de manera obligatoria que, de no saber elegir con acierto y gusto, te pueden llevar a la humillación o a un fuerte dolor de espalda. Pero son personas, no la propia moda en sí, las que dictaminan estas obligaciones. Existe un espíritu artístico, liberador y transgresor que también es moda. Es esa parte creativa del textil y los complementos que te hacen sentir bella. Sentirte “bonita”.

Y es en este punto donde el tema del feminismo vuelve a crear chispa. “Sentirse bonita” es un rubor sexual. Para el que no lo entienda: en el textil y sus complementos hay un universo de placer que es únicamente para el disfrute del que lo lleva puesto. Al margen del cuerpo que cada una tengamos y de nuestras condiciones puedo asegurar (estoy segura de que muchas me entenderéis), que existen prendas bien hechas (y bolsos y zapatos) que te hacen sentir bien: un hombro que asoma, la brisa que atraviesa un tejido, un tacón que te hace bailotear al caminar, un encaje que se ciñe a la carne con el movimiento…

DSC04562DSC04597DSC04628

Las feministas que defienden la sexualidad en la mujer deberían ya de entender el atractivo secreto de estos contactos tan directos y discretos. ¿No es acaso el autoplacer femenino un símbolo de evolución y libertad? ¿No es acaso un logro que las mujeres luzcan magníficas en las alfombras rojas? Por supuesto, comprendo que siempre habrá miradas tóxicas, tanto de ellas como de ellos, todas/os, rancias/os, de mentes machistas, asustados por ver a mujeres fuertes que visten poderosamente abrazando su femineidad ¡y que disfrutan con ello!. Es obvio que siempre habrá estructuras un tanto fermentadas, moralistas, que utilizarán la moda como bozal o como burka, no lo dudo… Pero en la elección adecuada existe poder y autoplacer para la mujer. Volvemos a Cannes y rescato otra declaración de intenciones: ¡Victoria Beckham en pantalones en una alfombra donde debía llevar vestido! (de la que, por cierto, han llegado a escribir que “parecía de todo menos refinada”… hasta tal punto se demoniza a las mujeres poderosas que hacen lo que les da la gana).

Victoria-Beckham-Cannes-2016                                                                                                                                                                                                           David Fisher/REX/Shutterstock

Creo que es el ejemplo más claro de que la moda no es sólo un burka para las mujeres. Hay mujeres que usan la moda en su favor para reclamar su propio poder, para tapar bocas o para que las abran otros hasta ahogarse en su propio veneno.

La moda ni ahoga ni desahoga, somos las personas las que la convertimos en un yugo o en un remolino de brisa. La moda nada más que es y será, un reflejo y herramienta de nuestra sociedad. Algunos la seguirán usando para convertir a la mujer en objeto, sí. Otros dirán que es tirana, si. Si se lo permitimos. Pero la única verdad es que la moda también ha abierto y marcado caminos de libertad para la mujer, sobre todo (la llegada del estilo inglés y el desuso de las ballenas, la minifalda, los bañadores sin pata larga… cambios en la moda textil que iban acompañados de cambios en los valores sociales – otro día lo desarrollo más…). La diferencia está en una mujer segura que entiende que las prendas textiles están para ayudarla en su vida, darle soporte y permitirle llevar a cabo todo lo que se proponga, bien sea en chándal o en un Armani Privé. La moda es un arma que, dependiendo en manos de quien caiga, puede tener doble filo. Pero desde luego, para la mujer que la consume con gusto, puede ser un claro camino de placer y liberación. La moda, como gran expresión artística, no está hecha sólo para deleitar a los hombres.

 

Thanks for your comments!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s